viernes , 2 diciembre 2022

Serviasistente aconseja a los mayores cómo disfrutar de la playa y la piscina

El agua permite refrescarse y aliviar el calor, pero también exige que se tomen ciertas precauciones

Hacer bien la digestión, prevenir la otitis o el contagio por hongos, evitar los cambios bruscos de temperatura o no tirarse de cabeza en zonas con poca profundidad o desconocidas, son algunas de las recomendaciones que realizan los expertos de la empresa líder en servicio doméstico en España
___________

Cada verano es habitual escuchar o leer noticias de ahogamientos de personas mayores, que se producen en las playas o en las piscinas. Con el objetivo de intentar evitarlas, el equipo de profesionales de Serviasistente (www.serviasistentes.com), empresa líder en servicio doméstico en España, que también dispone de una tienda online en su página web (www.serviasistentes.com/tienda), ha elaborado una serie de consejos útiles y prácticos, encaminados a conseguir que los mayores disfruten de sus baños refrescantes durante la época veraniega.

1. Prepararse para el baño: antes de ir a la playa o a la piscina, hay que preparar la bolsa de baño con una serie de cosas que son imprescindibles: una botella de agua para mantenerse hidratado, protector solar con factor de 30 a 50, una gorra o sombrero para proteger la cabeza, gafas de sol, y una pieza de fruta o frutos secos que contienen antioxidantes que refuerzan las defensas de la piel.

2. Hacer bien la digestión: antes de entrar en el agua, y con el fin de evitar cortes de digestión, hay que esperar un mínimo de entre una hora y media y dos para bañarse, evitando tomar bebidas muy frías durante el proceso de la digestión.

3. Evitar cambios bruscos de temperatura: a la hora de entrar en el agua es aconsejable hacerlo poco a poco, no de forma brusca y menos cuando está fría, se acaba de hacer la digestión o ejercicio físico. Hay que ir acostumbrando al cuerpo a la temperatura del agua, mojándose las muñecas y la nuca.

4. Precaución a la hora de zambullirse: no hay que tirarse de cabeza en zonas que tengan menos de un metro y medio de profundidad o en las que no haya visibilidad, puesto que se corre el riesgo de tener un serio traumatismo.

5. Proteger los pies: en las zonas de playa y piscina se aconseja llevar chanclas o sandalias, para prevenir el contagio de hongos, pisar objetos cortantes, conchas rotas, quemarse la piel con la arena de la playa…

6. Cuidar los oídos: una de las enfermedades más frecuentes del verano es la otitis, que se puede prevenir evitando tener los oídos dentro del agua durante mucho tiempo y secándolos suavemente con una toalla limpia, no con bastoncillos, al salir del agua. Incluso es recomendable inclinar la cabeza hacia el lado donde se note el agua en el oído y saltar para que salga.

7. Vigilar la humedad: debido a la humedad es habitual que algunas personas mayores sufran cistitis o infecciones urinarias, por lo que es aconsejable cambiarse la ropa de baño cuanto antes y ponerla a secar, así como no compartir objetos personales como toallas, calzado o el propio bañador.

8. Cuidado con las picaduras: mosquitos, avispas y abejas son habituales en los bordes de las piscinas; para prevenir su picadura hay que evitar llevar ropa de colores vivos o utilizar perfumes, así como utilizar lociones repelentes.
En el caso del mar, especial atención merecen las medusas; si están cerca de la playa, hay que permanecer fuera del agua, y si están en la orilla, jamás hay que tocarlas, aunque parezca que están muertas.

En opinión de Vanessa Guijarro, Directora de Recursos Humanos de Serviasistente, “en nuestra empresa siempre nos preocupamos por la salud y el bienestar de las personas mayores, por eso elaboramos estos consejos de utilidad, para que puedan disfrutar de sus vacaciones en la playa o en la piscina”.

Deja una respuesta