jueves , 22 abril 2021

Fersay: Organización inteligente es aquella que aprende

Dentro de las 4 habilidades básicas para afrontar 2021 están la alerta máxima continua, los aprendizajes diversos, la innovación y la adaptabilidad. Una organización que aprende es sin duda una organización inteligente y con futuro.

Pero para convertirnos en una empresa que aprende se debe disponer de una cultura de empresa que fomente el verdadero aprendizaje y lo convierta en conocimiento crítico.

La primera pregunta sobre la que deberíamos reflexionar con todo nuestro equipo ahora mismo es ¿Qué hemos aprendido realmente hasta hoy?

Seguro que de esa pregunta salen cosas muy interesantes que nos ayudarán sin duda a la mejora en nuestra organización en estos momentos tan complejos.

Pero tengamos claro cómo se aprende realmente en las empresas:

A) Solo aprendemos lo que somos capaces de comprender.
B) Solo aprendemos si realizamos unas reflexiones serenas.
C) Solo aprendemos si compartimos los aprendizajes y conocimientos todos juntos.
D) Solo aprendemos a través de buenos análisis y haciendo buenos diagnósticos.
E) Solo aprendemos si estamos alertas a todo lo que pasa en el mundo.
F) Solo aprendemos si estamos alertas a lo que sucede dentro de nuestra empresa.
G) Solo con una gran capacidad de aprendizaje llegaremos a la innovación.
H) Solo si aprendemos y lo convertimos en conocimiento, pero colectivo seremos adaptables a lo que ocurra en los mercados.

Sabemos que nos tenemos que adaptar a este mundo cambiante, lleno de inestabilidad, bajas por cierres de negocios inevitables, modificaciones en los patrones de consumo de los clientes, fusiones, adquisiciones, alianzas entre empresas y algunos cambios bruscos e inesperados más en los mercados.

Pero para todo esto hay que disponer de una gran capacidad de aprendizaje que a su vez haga que tengamos una gran capacidad para tomar decisiones rápidas.

Hay que dotarse de una amplia y profunda perspectiva global de todo lo que se mueva en los mercados y supongan cambios que nos puedan llegar a afectar y así estar preparados para afrontarlos con las máximas garantías de éxito.

Si todo cambia la forma de gestionar nuestras empresas también debe cambiar.

El mercado es más complejo, más dinámico y más rápido ahora y eso nos obliga a todos a aprender a gran velocidad para cambiar en la dirección adecuada.

Hace años que varios expertos sacaron libros muy reveladores indicando lo que eran empresas que aprenden o empresas inteligentes y ahora hay que sacar este manual más que nunca si queremos poder seguir compitiendo en nuestro mercado.

Para poder llegar a que el aprendizaje se convierta en conocimiento colectivo y a su vez lo convirtamos en conocimiento crítico, es decir aquel que es importante para aplicarlo en nuestro negocio hay que generar un clima de trabajo en equipo donde todos sin excepción puedan aportar su granito de arena y se sientan además importantes y motivados por contar con ellos.

Es especialmente importante contar con las personas de primera línea, aquellas que  están en contacto directo con los clientes o analizando datos de los mismos para no dejarnos nada en el tintero a la hora de hacer un buen análisis de la situación.

La formación permanente del equipo humano de nuestra empresa será sin duda una herramienta poderosa y una gran ayuda para aprender continuamente.

Sin conocimiento colectivo gracias al aprendizaje, no hay progreso posible en estos tiempos, sin llevarlo a la práctica tampoco, la ejecución de las ideas que surjan en nuestra empresa es tan importante como haber llegado hasta ahí.

No nos quedemos en la parálisis del análisis cuando ya hemos recorrido el camino más largo que supone el aprendizaje colectivo convertido en conocimiento útil para nuestra organización.

El aprendizaje viene de un deseo, un interés, una actitud de insatisfacción que nos reta a mejorar nuestras capacidades y de estas acciones obtendremos nuevas ideas que se puedan convertir en innovaciones que llevaremos a la práctica.

Mucha suerte porque la van a necesitar para aquellas organizaciones que no aprenden y muchos éxitos seguros para las empresas inteligentes.

-No se puede aprender nada de los ignorantes, evítalos.
-Pensar sin aprender es tiempo perdido, aprender sin pensar es muy peligroso.
-En tiempos cambiantes, los que aprendan más se adueñarán del futuro.
-El conocimiento es un motor parado. Lo que lo mueve es la acción.

 

José Carrasco
FERSAY ELECTRONICA, S.L.
Blog: www.josecarrascolopez.com

https://www.fersay.com/

Deja una respuesta