viernes , 27 mayo 2022

Elefante Azul: “España tiene abiertos 5 expedientes medioambientales debido al incorrecto tratamiento de las aguas residuales”

España debe pagar una multa de 53,4 millones de euros por el incorrecto tratamiento de las aguas residuales de 516 aglomeraciones urbanas.

Las plantas de tratamiento de aguas residuales ocupan el sexto lugar en la contribución de N2O mundiales, llegando a emitir un 3% del total.

Según Ricard Prats, Director de Operaciones y Expansión de Elefante Azul, “las aguas residuales resultantes del lavado de los vehículos son recogidas y separadas de los lodos e hidrocarburos antes de llegar a la red de saneamiento”.

España es el país de la Unión Europea con más infracciones medioambientales emitidas por la Comisión Europea, con un total de 30 expedientes abiertos en 2020. Entre estos destacan 5 relacionados con la incorrecta depuración de las aguas residuales. Además, España debe pagar una multa de 53,4 millones de euros ya que, según la normativa europea, 2.059 aglomeraciones urbanas españolas de más de 2.000 habitantes deberían tratar correctamente sus aguas residuales ya que, según el plan nacional de depuración de julio del 2021, 516 (25% del total) no cumplen con la Directiva Europea 91/271/CEE.

Consecuencias medioambientales del tratamiento incorrecto de las aguas residuales

Las plantas de tratamiento de aguas residuales ocupan el sexto lugar en la contribución de N2O mundiales, llegando a emitir un 3% del total emitido del gas. Durante el proceso de depuración de las aguas residuales se emiten gases de efecto invernadero, principalmente CO2 y N2O. Así, las emisiones de N2O de estos centros, aportan el 26% de la huella de carbono de todo el ciclo del agua.

Es por esto que Elefante Azul, empresa europea pionera en el lavado de coches a alta presión, quiere enfocar sus actividades a minimizar el deterioro del medio ambiente. Parar ello, Ricard Prats, Director de Operaciones y Expansión de la compañía, explica que “las aguas residuales resultantes del lavado de los vehículos son recogidas y separadas de los lodos e hidrocarburos antes de llegar a la red de saneamiento”.

Más allá de su impacto sobre la atmósfera, el maltrato de las aguas residuales también afecta a las aguas receptoras. El motivo principal es la incorrecta eliminación de una serie de sustancias recalcitrantes – provenientes de fármacos, productos de higiene personal, pesticidas, surfactantes o compuestos derivados de procesos de desinfección y de oxidación – que son nocivos para los lagos y ríos.

Para evitar este problema, “todos los centros de autolavado de nuestra cadena utilizan un jabón en polvo 90% biodegradable y un sistema de lavado a presión mediante agua automatizada con un pulverizador específico que permite reducir el consumo de agua hasta los 50 o 60 litros por lavado de coche, frente a los 150 y 400 litros que gastan otros sistemas de lavado”, añade Prats.

Además, la franquicia cuenta con un equipo de investigación enfocado a dar un servicio que sea lo menos perjudicial posible con el medioambiente: “Enfocarse en el buen cumplimiento de la política medioambiental nos aporta ventaja competitiva en relación con otras empresas del sector, ya que los clientes ven un modelo más sostenible para el planeta y ganamos cuota de mercado” finaliza el experto.

Deja una respuesta